Iniciar sesión

Imagen de cabecera.

Teresa Banet

Paisaje, sostenibilidad urbana y accesibilidad universal

Paisaje urbano de la cuenca de un regato desaparecido. Ladera noreste

La carretera de Noia que va casi paralela a las trazas del regato es claramente un vial del sistema general de la ciudad, pero además un limite claro de la zona residencial de Santa Marta. Un límite claro de un barrio.

El limite de este barrio, situado en la ladera noroeste , remata el paisaje de la cuenca del pequeño regato desaparecido (casi paralelo a la carretera de Noia).

En esta ladera nos encontramos dos formas diferente de intervenir en la orografia del paisaje natural, para más desacertadas que la intervención en la ladera suroeste.

Una primera forma, es creando una plataforma sobre la que se situan todos los edificios de igual altura. Dicha plataforma esta formada sobre zocalo de “zona verde” tan artificial y desconsideradamente impuesta en el paisaje urbano, como las propias edificaciones. E insisto desconsideradamente, porque amen de su artificial tratamiento vegetal, es un absurdo espacio verde para reorrer longitudinalmente, de extremo a extremo, sin integrarse con nada, ni siquiera con el espacio urbano que se genera en lo alto de la plataforma. Perdon, o solo desde una integración que no va más allá de la visual.

La comunicación solo es transversal, todo discurre paralelo a la carretera y a la calle de la zona alta del zócalo

El espacio verde para recorrer longitudinalmente, transcurre paralelo al el espacio urbano

No se comunican

Todo esto produce un paisaje urbano de gran impacto visual, desde la ladera sureste de la cuenca del regato actualmente no existente

Y una segunda forma, que consiste en mantener las alturas de los edificios al mismo nivel, creando una imagen dura; casi como el corte de un cuchillo, e independientemente de la topografía de la calle. La calle va descendiendo, y los edificios van creciendo en altura.

Poco a poco me aproximo a la calle que conforman estos edificios

El zócalo urbano que produce el ajuste a la topografía, produce una gran desproporción para la unidad de la calle. Y la altura que toma el edificio es aplastante hacia el espacio urbano y…

Y una pésima adaptación en los encuentros con “espacios verdes” de borde, creando esos sótanos… bajos… no se como llamarlos pero de complicado acceso.

Quizás sean los garajes del edificio y esta imagen es definitiva, o quizás algún día sean locales de negocio. Prospero puede…., pero de complicado acceso… ¡Que despropósito!

Recordando la cuenca

Pero os dejo una última imagen: mas tranquila, más próxima al buen hacer

Y a modo de conclusión, podemos observar que además de la falta de unidad en toda la cuenca, percibimos un paisaje urbano confuso, donde en parte: percibimos y comprendemos la orografía del paisaje ayudándonos a integrarnos en él y, en otra nos confunde, nos engaña, nos intimida nos domina. Ahí es donde vivimos

Etiquetas: , , .

No hay comentarios

Escribir un comentario