Iniciar sesión

Imagen de cabecera.

Teresa Banet

Paisaje, sostenibilidad urbana y accesibilidad universal

La Alameda: sin música, sin jardines, sin pájaros y ahora sin churrerías

Como es posible que los que tienen capacidad de decisión no aprenda de los errores pasados. Demoler edificios que forman parte de la memoria histórica de la ciudad, amén del despilfarro energético y económico, poco a poco el santiagués se va quedando sin referencias dentro de la ciudad.

Las dos churrerías de la alameda, a las que les eliminaron su función principal CHURRERIAS, y que al menos una fue rehabilitada hace poco como oficinas, es decir, se empleo nuestro dinero público para la rehabilitación y ahora nuestro dinero público se va emplear para demoler y desescombrar el edificio en el que ya invertimos en rehabilitar.

Si la administración local no sabe qué hacer con los dos edificios que haga una consulta popular, pero no malgastar nuestro dinero público. Y recordar que desde la arquitectura se pueden dar soluciones de rehabilitación que permitan continuar con nuestra memoria histórica. Demoler no es lo más adecuado y menos en estos tiempos. Pero así son nuestros políticos, son los únicos con capacidad de decisión DEMOLER, Y NO DEJAR HUELLA DEL PASADO. Continúan haciendo proyectos floreros a nuestro parque temático de la ciudad histórica y nosotros los ciudadanos, no tenemos ni voz ni voto.

Ya nos quedamos sin cafeterías de la calle Serra, hoy día convertidas en una gran mayoría en sucursales de bancos. Sin la estación de autobuses en el centro de la ciudad, demoliendo el edificio Castro mil. Sin la calle Doctor Teijeiro de gran carácter ambiental de los años 50, y hoy día con edificios nuevos con alturas excesivas para estar tan próxima al casco histórico. Sin nuestra rúa del Villar con sus platerías, y librerías para convertirla en una calle de negocios llena de tiendas de recuerdos turísticos. Y dentro de la alameda, sin la jaula de pájaros, hoy día con una explanada verde. Pero también se podría unir a esta limpieza histórica la modificación de los parterres originales del de los jardines situados delante de la iglesia del Pilar y un etc. Que poco a poco va minando nuestra memoria histórica y con ello el orgullo de pertenencia de ser santiagués.

 

1 comentario

  1. José Fariña dice:

    Teresa, por lo que veo están dejando a mi pueblo hecho unos zorros. Hay que tener poca visión de lo verdaderamente importante para tirar edificios que forman parte de nuestra memoria colectiva. Y con el agravante de tirar también el dinero.

Escribir un comentario