Iniciar sesión

Imagen de cabecera.

Teresa Banet

Paisaje, sostenibilidad urbana y accesibilidad universal

¿Qué es y para qué sirve un parque infantil?

A penas existen reflexiones en la vida urbana, sobre los que son y para qué sirven los parques infantiles, a pesar de su importancia en el desarrollo infantil. Por ello procurare dar algo de luz sobre el tema, ya que en una gran mayoría, los espacios dedicados al juego de los niños se limitan a crear áreas cerradas con vallas , a modo de área segura para la vigilancia de un centro escolar, donde se instalan toda una serie de estructuras dedicadas a la actividades motrices o socio motrices dejando excluidas otras actividades y muy especialmente las de participación con los adultos.

Una de las grandes diferencias entre un parque infantil urbano y un parque infantil escolar, es que en el primero: los padres, o adultos encargados, deben vigilar el juego de sus hijos y tener la posibilidad de participar de sus actividades, mientras que en los segundos serán unos encargado de vigilar los juegos de muchos niños y responsabilizarse ante los padres si les sucede algún accidente, de ahí los vallados de las áreas como sistema de seguridad.

Es en la falta de comprensión entre la diferencia parque infantil público o escolar donde está el problema de las áreas infantiles, que mayoritariamente crecen por toda nuestra geografía gallega y muy especialmente en Santiago de Compostela.

Por ello creo que un poco de luz, sobre cómo deben ser las áreas infantiles del espacio público urbano permitirá, particularmente a los santiagueses, una reflexión sobre que parques infantiles queremos para un futuro, entendido éste como un proyecto urbano, donde la rehabilitación de espacios públicos sin una actividad precisa, como por ejemplo los vacios, anodinos, aburridos y alejados parques de esta ciudad, acojan diferentes actividades de ocio para uso de todos los ciudadanos.

Un área de ocio urbana deberá recoger un parque infantil cuyas características deberán permitir a las familias llevar allí a sus hijos  para el descanso, esparcimiento y juego y permitiéndoles al mismo tiempo que se incorporen a un desarrollo socializador que les permita aprender a respetar las reglas de convivencia y a entender el sentido de comunidad.

Por ello un parque infantil nunca deberá situarse en un espacio aislado, de única actividad y de utilización exclusiva.

Su localización deberá garantizar una seguridad y calidad para el ocio, alejándose de la contaminación, tanto química como acústica, pero también de corrientes de aire de los vientos dominantes, aspecto muy importante en el diseño de las áreas de ocio, y muy especialmente en las áreas de juego infantil.

DSC02916

 Así NO: Área infantil de Salgueiriños de arriba.

DSC01466

Así NO: Área infantil Monte Aloia. 

IMG_0246Así NO: Área infantil. Detrás del hotel Peregrino

IMG_0316Así NO: Área infantil de Cornes. 

Es decir, los árboles y arbustos que limiten de dichas áreas, toman un carácter funcional evitando las corrientes de aire altas y bajas y cuidando sobre todo las direcciones de los vientos dominantes, que aquí en Santiago son de norte y oeste, sin olvidar el sur-oeste dirección por donde entran todos los de vendavales.

Tan importante como la localización son los accesos, que deberán estar a un máximo de 15 minutos andando desde la vivienda. Pero que además deberán cumplir con unos requisitos de calidad para el uso peatonal tales como: anchos de aceras que permitan el cruce al menos de cuatro personas, situar bancos para descanso de personas con alguna discapacidad. Por ser Santiago de Compostela una ciudad muy lluviosa, no estaría de más ofrecer una protección contra las lluvias con soportales, sin olvidar una protección vegetal para el soleamiento.

Sí, soportales para la lluvia, soportales que protejan triplemente el paseo, los juegos y camas nocturnas para los indigentes. Este invierno, en los escasos soportales que existen en las barriadas de la ciudad, se utilizaron como improvisadas áreas de ocio: echarse un pitillo, andar en triciclo, hacer dibujos en el suelo con tizas de colores, patinar o simplemente reunirse a charlar los jóvenes. Pero también como lugar protegido para dormir resguardados de la lluvia.

Y sin olvidar el exceso de soleamiento de verano, que a veces a horas centrales del día, hace casi imposible algunos recorridos de calles.

Galeras

 Un solo edificio con soportales en Galeras. ¿porque no más?

IMG_7558[1]

Vista alegre

Barriada de Vista Alegre

plaza de la inmaculada

Plaza de la Inmaculada

Siempre me he preguntado, ¿porque en ninguna propuesta urbana se planteo, aunque solo fuera de forma experimental, crear soportales en ciertas calles con unas estructuras ligeras?

Y en cuanto al diseño de las áreas de ocio, éstas deberán ofrecer una gran variación de actividades infantiles: tanto para el desarrollo físico como el psíquico de la creatividad infantil. El contacto con la naturaleza, juegos de arena, estanques de agua, correr, andar triciclo, inicio de patinaje, bolos, croquet, andar en bicicleta, columpios, pistas deportivas etc. formaran parte de esa variedad de juegos, que finalmente permitirán la socialización de todos los niños, incluidos los que tengan alguna discapacidad.

Y las áreas de reposo próximas a las zonas de actividad permitirán a los adultos, niños, jóvenes, y ancianos resolver desde el respeto, los pequeños conflictos urbanos y les permitirá crecer como ciudadanos.

Si no dejamos que nuestros hijos descansen, jueguen, tengan tiempo y libertad para hacer lo que quieran ¿qué futuro estamos construyendo?

Etiquetas: , , .

1 comentario

  1. doris chavarria dice:

    hola que interesante el tema me podrias comentar o enviar un manual de uso de los mismos

Escribir un comentario