Iniciar sesión

Imagen de cabecera.

Teresa Banet

Paisaje, sostenibilidad urbana y accesibilidad universal

Lista de entradas de la categoría Vivienda

¿Pero cuanto vale mi casa?

Pero cuanto vale realmente mi casa? No es muy complicado saberlo, el problema viene bien cuando se compro caprichosamente una vivienda concreta, pagando por encima de su valor por que el promotor, ajusto los precios según existiera más menos demanda.

El precio de muchas las viviendas sigue aun en una burbuja porque su precio y calidad aun no se ajustan a la realidad.

Para valorar una vivienda se tendrá que valorar independientemente el suelo de la construcción, aplicarles a cada valor sus propios coeficientes correctores y, a la suma de ambos aplicarles el coeficiente correspondiente a los gastos y beneficio de la promoción.

En los coeficientes que se aplicaran para el valor del suelo, además de los correspondientes a la geometría de la parcela y servicios de infraestructuras urbanos (agua, energía eléctrica, saneamiento, alumbrado, pavimentación) también se deberían incluir dos coeficientes más. Uno que depreciara la parcela en función de la distancia a servicios mínimos y espacios públicos de calidad (sanitarios, educación deporte, ocio y plazas y jardines o parques) y otro que la revalorizara en función de la densidad de población óptima.

Estos nuevos coeficientes permitirían introducir en el valor de la vivienda urbana, además del valor de los servicios de infraestructuras, también la calidad de espacio urbano.

leer más…

Finca do Espiño y la vivienda modernista

La finca do Espiño está situada al oeste de la ciudad de Santiago de Compostela, en la ladera sur del monte Pedroso, al borde del rio Sarela, la topografía de la finca es de gran pendiente en la zona norte y con una topografía más suave hacia el sur. Desde su origen la finca está delimitada por un gran muro de piedra, en su interior se encuentra un parque de carácter lúdico-funcional que va desde la zona más escarpada del norte hasta la zona sur, donde también se sitúa una edificación residencial de estilo modernista de los años 1910-1914.

El actual plan general le da doble calificación como zona verde y como equipamiento comunitario dependiendo de la topografía de la finca, lo que originó el gran debate político de que ya que se adjudica una gran parte para la construcción que justifica un equipamiento comunitario: residencia de la tercera edad y porque no se pueden justificar unas viviendas.

leer más…

Importancia del conocimiento de dimensiones, usos y relaciones entre diferentes estancias de las viviendas tradicionales locales

Nunca pensé que llegara este momento, pero aunque es una época dura y pobre para los profesionales, creo que como grupo, nos lo hemos ganado a pulso.

Llegamos al final de una loca época, donde la locura de la construcción, quizás de paso, a la ARQUITECTURA. ARQUITECTURA Y URBANISMO con los pies en la tierra, con profesionales al servicio de la sociedad y no como serviles al político y al capital.

Pero en este post quiero poner el acento en los dudosos ánimos que recibimos por parte de directivas profesionales, que continúan dando un giño al capital y los políticos, haciéndoles ve que, ante la crisis energética, aun nos queda la rehabilitación como posibilidad de negocio y empleo, para el acondicionamiento de nuestros edificios y barrios a la rentabilidad energética

Pero los arquitectos no estamos perdidos, y esta situación actualmente nos permite reflexionar y a buscar nuevas formas, volver al laboratorio de la creación, buscar nuevas semillas que se puedan aplicar inmediatamente en nuestros espacios y edificios urbanos dándoles calidad .

Cuando escucho en el ambiente profesional, que las viviendas de 3 y 4 habitaciones de una la familia, que por independencia de algunos de sus miembros, no necesita tanto espacio y estas viviendas podrían ser objeto de rehabilitación me preocupa, pues presiento mas especulación sutilmente oculta.

leer más…

Reflexiones sobe el diseño de la vivienda ¿de lujo? ¿de protección oficial?

Hace un tiempo hablando con compañeros sensibles y comprometidos con la sostenibilidad, comentaban que uno de nuestros graves problemas para remontar la falta de trabajo debida a la crisis del ladrillo, son los promotores y constructores que están ahora en el mercado. Mi compañero decía: no nos sirven, no nos valen y…es más no los queremos. Y así es, como los arquitectos nos vemos solos frente a nuestra responsabilidad social, como diseñadores de ciudades y viviendas futuras.

Bueno pues iniciemos el camino reflexionando. Reflexionando sobre la sostenibilidad urbanística sí, pero también reflexionando sobre lo que sucede con las viviendas que están aun sin construir, pero con proyecto y quizás licencia. Viviendas aun sin habitar, en la que ya se detecta grandes problemas de ahorro energético debido a su diseño de fachadas, y también con grandes problemas en el diseño de sus distribuciones y propuestas de espacios. Viviendas que no se adaptan a las necesidades de la unidad familiar y, que después de su compra, obliga a demoliciones de partidas de obra para adaptarlas a las verdaderas necesidades, produciendo gran despilfarro de material y con ello despilfarro energético. Despilfarro debido a la fabricación y reciclado de materiales de las unidades de obra demolidas. leer más…